Comuna Mágica: Un Modelo de Gestión para las Comunas que Valoran su Identidad

comunas2

El concepto de Comuna Mágica se sustenta en la premisa de que los territorios evolucionan y se dinamizan a partir de la actividad e intercambios socioculturales de sus propios habitantes; la relación de estos con el entorno y sus expectativas de bienestar y calidad de vida a la que aspiran, son acciones que generan la identidad y características de singularidad de una comuna o región.

Esta condición subyacente está presente en menor o mayor grado en todos los territorios comunales, el reto es identificar y determinar cómo dichas condiciones han originado una cultura de valor y de cultivo de la identidad, de buenas prácticas sociales y de participación, de emprendimientos sostenibles asociadas a las condiciones de bienestar y oportunidades de desarrollo permanente. Factores como la gestión política o tejido productivo del territorio, suelen jugar a favor o en contra de esta condición. La experiencia adquirida nos muestra que es más probable alcanzar el éxito en aquellas localidades en donde los actores locales involucrados, se alinean a una visión compartida e instrumentan una estrategia común a favor del desarrollo ordenado y sostenible del territorio.

En este sentido la apuesta estratégica de Comunas Mágicas, es facilitar en las comunas con el deseo de desarrollarse, un modelo de gestión que actué sobre el tejido de la sociedad civil y productiva, en conjunto con la administración municipal, con el objeto de definir y establecer la visión y el rumbo a seguir en el corto, mediano y largo plazos, que potencien las condiciones que hacen única y atractiva, en fin mágica, a una comunidad y con ello lograr que sus atributos cualitativos y cuantitativos, sean la base para la mejora del territorio.

La metodología del Modelo de Comuna Mágica, extrae acciones y experiencia del Modelo PNUD, del programa Pueblos Mágicos de la SECTUR, México; y del Modelo Comuna Emprendedora, de manera que al articular sus componentes, proponen una alternativa que se adapta a los requerimientos o condiciones que los actores pretendan como énfasis o enfoque en una estrategia de desarrollo para la comuna.